¡¡¡Feliz 2018!!!!

Y…. aquí estamos … un año más. ¡Feliz año nuevo a todos!!!!

¡Otras navidades superadas!
Bueno, en parte es broma, que ya creo que sabéis todos que me encantan las navidades, y no ha sido una excepción, incluso con las “pequeñas” complicaciones (hemos tenido “hospital de campaña” en casa de mis aitas con mi hermana y su family todas las Navidades, pobres…) he podido disfrutar de la semana de vacaciones y de las fiestas.

Tick en todo, peli de Star Wars en familia, cabalgata del Olentzero, PIN (¡2 veces!), petardos en Nochevieja, cabalgata de Reyes (pasada por agua!), sólo sólo me faltó el Pobrín Pobrín (para los no iniciados, léase villancico que no conoce mucha gente pero que lo cantaban mi ama y su hermana cuando eran pequeñas y ahora es una tradición en la familia pasando a la siguiente generación), que no lo pudimos cantar porque en Nochebuena nos tocó con la familia contraria, y los villancicos siempre se cantan por la noche en nuestra casa…. (Para el que no lo conozca y se lo quiera aprender, aunque nosotros lo cantamos un poquito diferente… https://www.youtube.com/watch?v=UNzHg9lS5aQ)

También quiero aprovechar ya que estamos a poner otro link de una de mis canciones favoritas, me parece preciosa y emotiva como canción de Navidad (que no villancico) y me pareció muy apropiada cuando la mandó el profesor de Jon antes de las fiestas a todos sus alumnos:
https://www.youtube.com/watch?v=-Nvl5J-E41o

Para los que no sepáis que es el PIN, es el Parque Infantil de Navidad que tenemos en Bilbao, una especie de mitad parque de atracciones mitad multiactividad con tarifa plana de 7-8 Euros, lo que para cubrir un dia de mal tiempo y frio no está nada mal.
Eso sí, preparaos para las colas, a no ser que pilléis un día como el 24 o el día de Reyes que suele haber “un poco” menos de gente, pero en fin, es otra tradición…
Cuando éramos pequeñas y mis primas Eva y Elena venían a Bilbao por Navidad siempre íbamos, y aunque ahora vamos nosotros (los padres) con los niños, tengo que decir que no me acuerdo (no sé si por falta de memoria o porque era realmente así) que nunca fueran mis padres conmigo por entonces…. Me acuerdo que nos daban no se… ¿100 pesetas? por si teníamos hambre, y siempre siempre nos lo guardábamos para el final e íbamos a la tómbola y nos comprábamos un montón de boletos, y salíamos con un montón de cosas diciéndonos que nos lo “habían regalado”.
Mis hijos cuando vayan solos (todavía les quedan un par de años por lo menos) creo que se gastarán todo en Algodón de azúcar, que es lo que piden siempre que van y que sólo comen una vez al año en el PIN (y por Dios que guarrada que es, aunque tengo que reconocer que yo también pico un poco….:-( )

Mi maridín se ha esmerado estas navidades y después de agenciarse aparatitos varios (y todavía se atreve a meterse con mi heladera y mi fuente de chocolate! Y no me deja pedir la panificadora, aunque yo sigo pidiéndola y ¡a lo mejor consigo que me caiga para mi cumpleaños!) nos ha deleitado con delicatesen varias cocinadas a baja temperatura, no solo en los días de fiesta sino casi en todas las navidades… menos mal que cocinado así no engorda tanto…. (y ya estoy oyendo a ama diciendo “!YA!!!!”)

Y bueno, también llegaron los Reyes…. desde aquí, spoiler si lo estáis leyendo con alguien que sepa por supuesto que los Reyes existen….
Pues Jon nos llevaba pidiendo años y años una mascota, siempre que veía un animal lo pedía, fuera cual fuera el animal, aunque ya dándose cuenta de que no iban a entrar en casa iba ajustando sus expectativas y fue bajando de tamaño hasta pedir por favor por favor ¡“un pez”! Y tengo que decir que ya había convencido yo a su aita de que se lo regalásemos, o más bien dos peces porque todos sabemos como iba a acabar la situación si solo aparecía un pez en casa…..
Un par de días antes de Reyes, ya pensando en donde iba a ir a comprar los peces, en el trabajo le pregunté a mi compi Jose a ver si ellos tenían animales en casa, pensando que me iba a decir que no, y cual fue mi sorpresa cuando me dijo que sí, que tenían 2 Jerbos, que habían tenido Jerbitos hace poco, ni mas ni menos que ¡11 jerbitos! Y me dice: “Quieres alguno?”
Claro, lo primero es lo primero: “Que son jerbitos?” y ya me explicó que es una clase de hamsters pequeñitos, pero más simpáticos, y que no crecen, y como son peques, no huelen mucho tampoco, así que le di media vuelta (o menos….) y le escribí al aita.. “Oye, y si en vez de peces les cogemos jerbos? Nos los regala Jose”…. Cual fue mi sorpresa cuando me respondió diciendo “OK”.
No podía creérmelo! Así que rápidamente le dije a Jose que ok a 2 jerbitos, que les dijera a sus hijos que nos los preparara y por supuesto nos pusiera instrucciones de qué había que hacer, como cuidarles etc, así como en la peli de Gremlins vamos… Jose lo comunicó a intendencia y ya estaba todo rodado. ¡Un regalo menos! Recogida del paquete día anterior a Reyes y hablado con mi cuñada para dejarlos en su casa hasta el momento clave.
Ya decía yo que muy rápido había dicho aita que “OK” porque me llamó 15 min más tarde diciendo “Oye, ¿Qué cojones es un Jerbo???”, pero ya no había marcha atrás, la rueda había empezado a rodar por mucho que dijera “Que yo había accedido a un pez!!!”

Llegó el Dia D, hora H, y cuando Jon consiguió despertar a Alex, llamé a mi cuñada para que envolviera (último momento claro, si no…. pobrecillos) la jaula (que también por cierto nos pasó Jose, porque ya no le cabían 13 en esa y tuvieron que comprar una más grande…) y bajó con ella.
En serio, mereció todo la pena por las caras que pusieron al quitar el papel… Jon nos miraba y volvía a mirar la jaula sin creérselo y de repente dijo “!YA NO QUIERO UN PEZ!”

Las instrucciones claras y precisas:

  • Cambiar el heno y la base de la jaula una vez por semana
  • Cambiar el agua y la leche una vez al dia
  • No sacarles de la jaula al principio porque son muy pequeñitos y se pueden morir (literalmente) de miedo.

En fin… el día después de Reyes, nos despertó Jon en nuestra cama llorando porque… .se le había escapado “Black” y se había metido debajo del sofá y no llegaba con el palo de la escoba….. y allí nos levantamos todos en plan safari con aita forzudo levantando los sofás y los demás bloqueando todas las salidas posibles y así y todo tardamos 15 min en pillarle…..

En fin, que ahora entiendo la peli de Gremlins, ¿a quien se le ocurre decir a un niño que acaba de recibir una mascota lo que “no puede hacer”???? Habría que decir “Sacarle de la jaula cuando hayan pasado X días”, nada en negativo…. Si estuviéramos en la peli, ya tendríamos la ciudad tomada por los Gremlins….

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.