Vaya mala pata (Cont.)

Antes de cerrar el tema “mala pata” queria compartir un poco de información que la gente de “a pie” (y nunca mejor dicho) no es consciente​, que es el servicio de “Pasajeros con movilidad reducida” de los aeropuertos.

​Aunque tuvimos que cancelar la mayoría de nuestras (esperadas y bien merecidas) vacaciones, me negué a que por este pequeño percance nos quedásemos sin al menos unos pocos días en familia que podemos tener en verano, así que en cuanto me quitaron los puntos y me dijo mi doctor que podía viajar (“Aunque estaría muy incómoda”) ya tenía preparada la maleta y nos cogimos ese mismo día un vuelo a Ibiza para intentar aprovechar  y estar con los niños juntos al menos una semana del verno.

Con mi habitual “optimismo”, habia anticipado que podría volar el día H (día que me quitaron los puntos de la operación), y había llamado ya a la compañía aérea para cancelar los vuelos de la semana anterior y modificar los vuelos para ese mismo día, aclarando (por si acaso) que no iba a poder desplazarme hasta el embarque del avión, y sin hacerme más que las preguntas de identificación (dícese Nombre y número de localizador) para el cambio de vuelo, simplemente apuntaron “No puede subir y bajar escaleras ni desplazarse distancias largas, pero sí moverse por dentro del avión”, sin pedirme ni un solo informe médico.

Resulta que este servicio es gratuito y ofrecido por los Aeropuertos, aunque hay que pedirlo a la compañía aérea para que tengan “la silla de ruedas” preparada para recogerte cuando vayas a hacer el checkin. Al hacerlo, sólo hay que decir que has pedido asistencia en vuelo y viene una persona con la silla de ruedas que te acompañan a ti y a todos los que van contigo hasta llegar a la entrada del avión. Y cuando digo acompañar es llevaros por todas las colas especiales, ya sean de seguridad, pasaporte, aduana etc….saltándote las colas normales. Una vez se llega a la puerta de embarque, se embarca y desembarca los primeros o los últimos, dependiendo de si se puede llegar hasta la puerta del avión, por ejemplo, si el embarque se realiza a través de escalera y no puedes subirla, os vendría a buscar un camioncito en el que meten la silla de ruedas y te suben en un elevador hasta la puerta opuesta de por donde está entrando la gente. Al salir del avión se realiza el mismo proceso y la persona que está esperando, os acompaña hasta la recogida de maletas (no ayudan a recoger las maletas, una vez os dejan en la cinta de recogida, ellos ya se van).

Visto esto, y una vez experimentado, no me extraña ver a gente montada en camioncitos por los pasillos de los aeopuertos, siempre me había preguntado como hacían para pedirlo o cuanto costaría, y ahora ya lo sé. No piden ningún certificado médico y ni siquiera tiene que ser algo grave, simplemente un esguince o ir con muletas serviría.

Los niños encantados por cierto, ya me dijeron que para el año que viene podía “romperme la pierna un poquito” antes de empezar las vacaciones, lo justo para saltarnos todas las colas nada mas….. (angelitos ellos!).

La suerte de tener un marido fisio, es que te puede hacer rehabilitación personalizada todos los días desde el momento cero, así que una vez aterrizamos en Ibiza, estuvimos todos los días haciéndome rehabilitación en la piscina, asi como al volver a casa también en la piscina del polideportivo hasta que tuve la siguiente revisión en la que mi traumatólogo-cirujano se quedó impresionado del estado de mi rodilla y me confirmó que podía viajar a Israel para el arranque del proyecto, eso sí, volviendo a coger la asistencia en vuelo y confirmando que una vez allí me desplazara en todo momento en taxi o coches, del hotel al trabajo y no forzara.

Asi que en fin, hemos tenido un verano muy “interesante”, me empujaban la silla hasta la playa y me aparcaban en la cafetería, sintiéndome un poco carrito de la compra (no pongo foto porque aunque no suelo tener vergûenza de muchas cosas, se la enseñé a mis colegas ingleses y casi se mueren de risa diciendo que parecía la señora de la serie esa que ven ellos que se llama “Benidorm” y que no he querido ni buscar foto para ver con qué me comparaban!), digo carrito de la compra porque aprovechando las circunstancias, ya cargábamos todo el material en mi silla, así como todo los que comprábamos en el supermercado el volver, colgado de la silla, encima mío, sentada encima….. había que aprovechar los viajes!

El resto del “verano” (Israel da para otro post) fue también “interesante”. Como a Jon le habían regalado por su comunión entradas para Legoland, fuimos en familia un fin de semana extendido, y como tenía que pasarme por la oficina de Londres (un pequeño incidente en Israel con un vaso de agua y mi portátil de trabajo) , aproveché para trabajar desde allí una semana y apuntar a los niños a un curso de una semana de Lego Robotics allí también.

Mientras estábamos en Inglaterra, nos quedamos en casa de nuestros amigos de los que ya he hablado en algún otro post. Ellos tienen dos niñas de casi la misma edad que los nuestros, y como a una de sus hijas le encantan también los legos, aprovechamos a apuntarles al curso al que iba a ir ella.

Mi amiga y yo estuvimos encantadas de por fin tener unos días para hablar tranquilamente y ponernos al dia de muchas cosas que con el ritmo diario y la distancia siempre se nos quedan atrasadas de contarnos. Mi amigo “huyó” de viaje de trabajo viendo el panorama que le esperaba en casa con 2 niños extra (……niños que no niñas…..que es MUY diferente!!!!) Y sus peques….  pues digamos que la pequeña, pobre hija, vio reducido e invadido su espacio vital por unos pequeños cavernícolas y creo que ahora aprecia muuuuucho mas tener una hermana en vez de haber tenido hermanos! Eso sí los peques volvieron más felices que perdices y contentísimos de la estancia y de haber estado con sus amigas, habiendo construido y programado en una semana unos lego-robots luchadores.

Para ya rematar el final del verano, los niños se fueron a Madrid ​a casa de mi hermana ​con mis padres para aprovechar el sol y la piscina hasta el último día ​(porque en Bilbao, aprovechar aprovechar si, pero lo que es sol y piscina… este año en Agosto bien poco!) ​antes de empezar las clases y estar con su prim​ita “la de verdad” que esta encantada ​de tener a sus primos alli y aprovechando la cobertura, tambien pasar algo de tiempo con “los segundos primos”, los hijos de mis primas. La verdad es una autentica gozada lo bien que se llevan todos y las ganas que tienen de verse siempre, es una pena que al vivir nosotros en Bilbao no podamos tener mas relación con ellos y disfrutar más de la familia tan pequeñita que tenemos.

De moraleja final de este verano tan “accidentado” he de decir que aunque ha sido un rollo no poder disfrutar del verano, he recibido un trato de “marquesa”, me han llevado a todos sitios, me han atendido y cuidado, los niños han aprendido a hacer cosas que normalmente hago yo pero en las que ahora tenian que ayudar y en fin en resumen, que no hay mal que por bien no venga, y ya estoy recuperada de la rodilla, andando sin muletas, empezando a hacer ejercicio. Ahora me tengo que centrar en la espalda, que con tanta silla de ruedas, muletas, cojear y malas posturas se ha quedado hecha un higo.

Como decia Alex anteayer cuando le abrazaba y le preguntaba “Y que es lo mas imporante?” (que les tengo muy bien enseñados) y me respondia “La familia!!!” y le decia yo, “Eso es, y tenemos que dar gracias por la famila tan buena que tenemos, y que estamos todos sanos”, a lo que me respondió el “Bueno, a ver, sanos sanos…… aitite…… está descacharrado!”, y yo le contesté “Bueno, solo tiene la rodilla y el tobillo un poco mal (nada importante, un par de caidas desafortunadas que no han ido a mas)” Y me responde “Ya, pero se queja mucho!!!! No como tú que no te quejas y tambien estás descacharrada”

Bookmark the permalink.

4 Responses to Vaya mala pata (Cont.)

  1. Anónimo says:

    Sin duda un verano para recordar Itzi!!! Qué ganas de volver a veros!

  2. Alicia says:

    jajajaja Izti, única como siempre. Besitos

    • Itziar says:

      Jope, que pena no me he podido acercar esta vez al finde de chicas, pero no estoy aun como para pasarme un fin de semana de “juerga”. La próxima me apunto fijo. Besitos a ti tb Alice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.