Fantasmas encadenados

Por fin «hemos» acabado los exámenes! Los de Jon de 1ero de la ESO… por Dios no se que va a ser cuando tenga exámenes de verdad…. ains…. cómo puede costarle tanto ponerse a estudiar??? Y lo peor es que cuando se pone ya se lo sabe en 10 minutos! Si si si, imagino que soy una madre mas que dice esto, que todos los crios (y algunas crias pero menos) son muy parecidos a esto, pero jope… aunque a lo que iba… por fin «hemos» acabado los exámenes.

Anteayer, hizo una combinación de sentencias en la misma frase muy curiosa… «Qué rolloooooooo, tengo que estudiar estoooo? YA he estudiado muchoooo (despues de 20 min en toda la tarde y exámen al dia siguiente). Ama! he pensado que a lo mejor hago medicina….». Yo ojiplática «Perdoná? Que? Medicina??? Pero tú sabes que hay sangre si estudias medicina verdad? Y que hay que estudiar un montón….». Y Jon «Si si, no me importa la sangre, es que he pensado que quiero ser Microbiólogo, bueno, o cualquier tipo de científico».

En fin, y yo pienso, ya puede ser algo en lo que no importen mucho los garabatos porque tenemos todos los cuadernos con dibujitos variados en los márgenes, tachones y una letra que o es médico o no se quien le va a entender, y teniendo en cuenta que le revisan los cuadernos para nota… (y no voy a decir la nota que saca en los cuadernos….).

Para que me entendáis, aquí un ejemplo de la hoja extra del examen de matemáticas (que tienen que entregarla al final del examen) en la que hacen las operaciones, y así luego entregar la hoja de examen «en limpio».

Y esto es lo que entregó mi hijo…. en un examen…..

Eso sí, imaginación tiene un rato….

El año pasado, tuvo un profesor excelente que le supo manejar genial, superpositivo, de estos que siempre ven la parte buena de las cosas y que cuando íbamos a reunirnos con él siempre nos decía que Jon le volvía loco con lo desordenado y chapucero que era, porque él era muy organizado, pero que eso era porque tenía una mente brillante e impresionantemente creativa y que eso era buenísimo y estamos de acuerdo. Lo que no sé es si su profesora de Lengua de este año pensará si es creativo o un psicópata en potencia….

Aquí un pequeño ejemplo de una narrativa de «examen» en la que no sacó muy buena nota debido a la «creatividad» de su ortografía….

El callejón de los fantasmas encadenados

Susi era una chica normal, era muy guapa, muchos hombres la querían pero ella prefería estar soltera. Tenía una familia algo peculiar, su hermano tenía parálisis cerebral, su madre era una mujer muy enérgica aunque tenía 72 años, y a su padre le gustaba quedarse en casa viendo la tele.

Un día, Susi volvía de una cena con su familia y mientras pasaba por una casa, se le cayó una moneda un callejón. Al oir el tintineo, entró para recogerla y se tropezó. Entonces se le cayó una lentilla y palpó el suelo para buscarla, y de repente, tocó algo grande y frío, se puso las gafas que llevaba siempre en el bolso y vio un cadáver.

Se asustó y cuando se dio la vuelta para huir, vio algo horrible, una persona a la que le faltaban los ojos, y trozos de piel de los brazos y piernas. También tenía la tripa vacía y de ella se veían las costillas saliendo de forma amenazante. 

El la intentó coger, pero al agacharse le pegó una patada en la cara y salió corriendo hacia donde pudo.

Cuando ya veía el final del callejón donde daba a la siguiente calle, vio cómo unas figuras emergían de las sombras. Eran todas iguales al hombre que había visto antes.

Se paró en seco y miró a ver si había algo con lo que defenderse. Vio una vara de metal rota con una afilada punta al final y la agarró dispuesta a golpear con ella a todo el que se interpusiera en su camino, y al golpear al primero, este pegó un escandaloso grito y al caer al suelo se convirtió en un charco de sangre. Golpeó y golpeó con fuerza una y otra vez hasta que salío del callejón.

Al salir, miró hacia atrás y vio que los monstruos por mucho que forcejearan no podían salir. Se fijó bien y vio que tenían cadenas en los pies.

Al volver a casa, no soltó la vara hasta dormirse. 

Tras aquel día no se acercó a aquel callejón, ya que oía los gritos de aquellos monstruos todas las noches.

Que os parece el relatito? Y teniendo en cuenta que era el segundo examen y que la narrativa del primero era incluso más «creativa»…. no se yo si al final acabará trabajando de Microbiólogo o de Médico Forense!

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

6 Responses to Fantasmas encadenados

  1. Itziar says:

    Que majas sois todas 🙂 Seguro que si que serán lo que se propongan!

  2. Eva says:

    Madre mía que estupendo relato,te quedas enganchada con Susi…tu

    hijo será lo que se proponga y como dice Blanca tienen espejo donde

    mirarse para ser buenas personas..bss

  3. Itziar says:

    Pues ya verás cuando copie su otro relato «La tortuga de mi vecino ha empezado a hablar»…. 🙂

  4. Mónica says:

    Intrépida Susi…me ha tenido en vilo hasta el final!!
    Es genial Itzi

  5. Itziar says:

    Ahi tienes mucha razon… a ver si se da un poquito de todo en la mezcla, y que pese mas lo de ser buenas personas, porque el orden ya te digo yo que no va a ser….

  6. Blanca says:

    Jajaja! Que bueno! Imaginacion al poder.
    Será escritor e ilustrador de sus libros…ademas de investigador,seguro!
    Los crios de hoy en dia tendran herramientas que ahora nos parecerán ciencia ficción.
    Pero lo mas importante es que ademas,sean buenas personas, que de eso no se si vamos a estar sobrados y ahi ,estoy segura que tus hijos tienen un buen ejemplo.
    El orden del cuaderno…no se puede ser perfecto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.