La tortuga de mi vecino

Después de otro examen (de Lengua esta vez) en el que hay dibujitos por todas las hojas «DEL EXAMEN» no de sucio… y de notita de la profesora diciendo «NO SE DIBUJA EN LOS EXAMENES!!!!»…. (Ya podían tener una asignatura de «Dibujo», a lo mejor hacia análisis morfológico u operaciones de mate en los bordes….) lo prometido es deuda… para que veáis que no os mentía os pongo el segundo relato de narrativa de Jon, que independientemente de lo macabro del tema (y a lo mejor no soy muy objetiva por ser su madre), creo que está bastante bien relatado.

En el examen había que hacer una narrativa elegida entre dos temas:

  • El mejor verano de mi vida
  • La tortuga de mi vecino ha empezado a hablar

LA TORTUGA DE MI VECINO HA EMPEZADO A HABLAR

Bryan es un chico normal, que vive solo en un pequeño piso de pocos metros cuadrados porque la parte de arriba es de la dueña y no le deja entrar. Bryan tiene un vecino frente a su casa, cruzando la carretera, y desde su ventana se ve a una pequeña tortuga, la cual tiene una mancha verde en su caparazón marrón.

Un día había un gran concierto, pero Bryan aborrecía ese grupo, no era para nada de su gusto. Por la noche, no había nadie en el vecindario aparte de su vecino, el cual era bastante mayor y no quería ir, y él. 

De repente escuchó un estruendo en la casa del vecino, y preocupado por si le había pasado algo, fue a investigar. Al llegar, tocó en la puerta y como nadie le abría, entró sin permiso pues sabía que tenía una llave de repuesto bajo el felpudo. Cuando entró, sus pies tocaron un líquido algo espeso, miró hacia abajo y vio que era sangre.

Al darse la vuelta para irse, vio que se había cerrado la puerta y se dio cuenta que se había dejado las llaves puestas. La intentó abrir y estaba atascada. Entonces escuchó una voz que decía – Ven Bryan – El se dio la vuelta y vio las escaleras, subió y cuando llegó arriba vio a la tortuga con un horrible aspecto, estaba muy grasienta y tenía cicatrices. Era enorme y estaba sobre sus patas traseras. A Bryan le recordaba a las Tortugas Ninja porque tenía unos dedos humanos, pero medía por lo menos 3 metros de largo, igual incluso 4.

La tortuga le agarró y lo ató contra una silla. Se dio cuenta de que era una silla hecha de huesos, huesos de su vecino. 

La tortuga bajó al or un mapache en la cocina, y Bryan aprovechó y sacó su navaja para cortar las cuerdas, iba a usarlas para salir por la ventana, pero la tortuga subió y dijo – Dónde crees que vas?» – y se lanzó contra él y Bryan por instinto se apartó de su camino el cual estaba tras la ventana. La tortuga cayó por la ventana y acabó lo que parecía muerta.

Bryan cogió su teléfono y llamó a la policía que llegó enseguida al oir que el vecino estaba muerto, cerró la zona del cadaver de la tortuga y Bryan fue interrogado.

Unos días más tarde el FBI se llevó el cadáver de la tortuga. 

Un día cualquiera, Bryan estaba en su casa y escuchó del piso de arriba – Ven Bryan -.

Que conste que he corregido las faltas de ortografía porque si no, no habrías podido seguir el relato en condiciones 🙂

Un poco más adelante os pondré alguno de los relatos de Alex, otro estilo totalmente diferente pero mi opinión (probablemente también bastante sesgada) es que también está increiblemente bien redactado, sobre todo para la edad que tiene, ya me diréis lo que pensáis.

Tagged , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to La tortuga de mi vecino

  1. Itziar says:

    No, no todos tienen esta imaginación, no se porqué es tan «creativo» e «imaginativo», aunque nosotros le animamos claro!

  2. Blanca says:

    Y eso lo digo yo que he mandado el msj con alguna m ( letra ) de mas 😉

  3. Blanca says:

    Me encantaaaa

    No controlo,simtodos los crios de esa edad tienen esa imaginacion, pero desde mimignorancia pediatrica, me parece genial el relato!
    Eso si…ojo a las faltas jajaja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.